¿Cómo trabajamos en el proceso de pulido de materiales de acero inoxidable?

En el proceso de pulido de materiales o de superficies de acero inoxidable, se llevan a cabo tareras como eliminar soldaduras, entallar perfiles o satinar y pulir superficies hasta obtener un brillo espejo: con unas soluciones de aplicación que resultan tanto duraderas como orientadas a la práctica y que tienen en cuenta las particularidades del material (p. ej. generación de calor durante el tratamiento de superficies de chapa de acero inoxidable).Para conseguir un el brillo denominado espejo, se ha aplicado el lijado de desmonte pasando por el satinado hasta Conseguirlo. En este caso, el lijado refrigerante evita deformaciones en el metal. Por lo que este serie de procesos estaria en el de tratamiento de superfícies.

Sin embargo en aquellas acciones de procesamiento de tubos y perfiles,se aplica el Lijado óptimo de soldaduras sin dañar las superficies colindantes o satinado y pulido perfectos de codos de tubo: para ello las herramientas deben ajustarse perfectamente a la superficie.

Siguiendo la línea de procesamientos,en lo relativo en este caso a esquinas y cantos, se procede a limpiar, eliminar colores de revenido y desbarbar: Por lo que utilizamos herramientas eléctricas como la lijadora de soldaduras en ángulo, la cual dispone de una robustez e utilización de muy poco espacio, permitiendo asi de este modo, la eliminación de uniones incluso en puntos de difícil acceso ya no representa ningún problema.

Por lo que destacariamos que nuestros principales acabados y calidades serian: pulido acabado brillo, pulido acabado espejo y pulido acabado satinado.

Sin embargo cada trabajo que realizamos es único, por lo tanto los acabados y calidades finales dependerán de lo que cada cliente concretamente haya elegido tras el acuerdo de trabajo y requerido en el.


Instrumental destacado que utilizamos: Los Rugosímetros

Los rugosímetros o medidores de rugosidad son instrumentos de medida de alta precisión que se utilizamos para medir las imperfecciones en las superficies ( rugosidad superficial).

Permitiendonos por lo tanto, la posibilidad de lectura de distintos parámetros de rugosidad y ondulación.

Como resultado, la mayor o menor rugosidad de una superficie depende de su acabado superficial. Éste, además permite definir la microgeometría de las superficies para hacerlas válidas para la función para la que hayan sido realizadas.Según la dimensión de la rugosidad las superficies se clasifican en 12 tipos desde N1 la menor dimensión hasta N12 la mayor.


Establecmiento del criterio para la medición de la rugosidad:

La desviación media aritmética de la rugosidad (Ra) es el valor medio de las ordenadas en valor absoluto del perfil efectivo respecto a su línea media, en los límites de la longitud básica. Se expresa en micras.Se adopta como criterio principal de rugosidad, la media aritmética de los valores de Ra obtenidos en varias longitudes básicas sucesivas a lo largo de la longitud de evaluación. Es el método adoptado internacionalmente para la evaluación de la rugosidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +